Jesus The Snake - "S/T" (EP)(2017)

jesus-the-snake-stHeavy Psych / Progressive

 

 

Esperado disco de una joven banda portuguesa que ya nos sorprendió en el maravilloso marco de la azotea del Paredao 476 de la playa de Moledo (Portugal) abriendo el warm-up de la pasada edición del Sonic Blast (crónica aquí).

Con un diseño de la  portada obra de Guida Rocha inspirada en el Egipto más esplendoroso, parece de lo más apropiada para el tesoro sonoro que contienen sus surcos. Grabado en  los HertzControl Studio de Caminha por Marco Lima, arropados por la calidez de su ambiente local, nos regalan todo un presente que bien vale una ofrenda a las divinidades que se intuyen en el arte de la cubierta.

Su debut bien merecía el sonido que han conseguido en la grabación. Reflejando fielmente el camino por el que transita la creación sonora de la banda. El cuarteto compuesto por Jorge (guitarra), Rui (Bajo), Joao (batería) y Jok (teclados), nos invita a explorar los territorios musicales del heavy psych, en un colorido caleidoscopio lleno de fluidos lisérgicos. Como si de burbujas de colores que van transformando su forma y su color, bajo acordes hipnóticos y tonificantes.

Los chicos de Vizela, inician su odisea sónica con dos partes de una misma pieza que ya solo por su nombre, nos indica por donde van sus tiros; “Floyds I” y “Floyds II”. Con una introducción jazz rock, sobrevuelan el territorio de los ingleses Pink Floyd, influyentes en su sonido. En la primera etapa del camino, la guitarra de Jorge homenajea a David Gilmour. Los punteos de guitarra nos recuerdan los vividos en varias ocasiones en sus shows con Pink Floyd. Una guitarra cristalina, sensible, pero su vez, firme en esa parte protagonista que interpreta por momentos. A mitad del camino nos aparece el primer giro en la composición. La referencia musical parece dar un pequeño giro a base de un órgano y un bajo que nos recuerda a los primeros Jethro Tull, en los que el tinte jazzero tenía su importancia. Arrastrándose sobre terrenos progresivos, la serpiente zigzaguea salvando todas las dificultades de la orografía de esos lares. Con un trepidante final lleno de fuerza hacen una pausa para abastecerse e introducirse en universos plagados de psicodelia, dónde los fluidos vuelven a tomar protagonismo. Formas difusas que van adquiriendo nitidez dentro de un espectro luminoso,  flotando en un ambiente de sosiego. Bucolismo sonoro que ya nos transmitieron con la puesta de sol sobre el mar tras ellos, en aquella memorable actuación en la playa de Moledo el pasado verano.

jesus-the-snake-live-band

Un insistente bajo da cobertura a acordes de guitarra que acompañados de un bombo, sirviendo de llave para abrir el espectro que la banda ofrece como un narcótico sobre el oyente.  Gotas en el firmamento como si estrellas que suavemente transitan por el universo.  El crescendo de la batería le da el toque de firmeza al avance. Las formas se van volviendo más extrañas, ya no se transforman suavemente, sino que la hilarante aceleración de la composición hace que se tornen súbitamente. “Karma” el tema que nos adelantaron por el mes de octubre, viaja a través de cálidos acordes de guitarra hipnótica. Tratando de adormecernos, con la solidez de una batería que ejerce de maestra de ceremonias para una travesía que, a la velocidad de la luz, nos envía a lejanas galaxias bajo el vehículo del persistente órgano que imprime vértigo. La ingravidez nos la proporciona una guitarra que lenta y suavemente, nos sirve de flotador en esa liviandad hasta desembarcarnos en tierra firme de un planeta desconocido, con una velocidad sideral del espacio-tiempo pasando sobre nuestros cerebros, como si imágenes de  divinidades desfilaran por nuestros ojos a gran velocidad.

Evidentemente estamos hablando de una banda que tiene muy presente su faceta stoner. Que sabe utilizar esos riffs pesados que caracterizan al género y que los conjuga con su apuesta heavy psych con muchísima brillantez. Reflejo de todo ello es “Moment”. Un brillante y contundente tema en el que la influencia de una de sus bandas predilectas queda patente. Me consta la devoción que suscriben por ella Jesus The Snake. Dicha pista la ejecutan como si de un tema de los daneses Causa Sui se tratara. No todo es sutilidad, la fuerza tiene aquí un protagonismo evocador de las composiciones de los nórdicos. Una jam stoner, con una contundente base rítmica, con un órgano hipnotizante, unos riffs asesinos, y la calma suficiente como para que brille en el oscuro firmamento que nos propone con luz propia.

Brillantísimo trabajo de Jesus The Snake, que esperemos esté pronto disponible en bandcamp, una vez solucionados los problemas que está teniendo la banda con ese soporte. Esta joven formación, amplía sus shows en Portugal y que deseamos que pueda visitarnos por estas tierras o que haga turismo a lo largo de la geografía europea, porque sin suda se merece ese reconocimiento a su buen hacer musical.

Magnífico debut en el que plasman en un óleo toda la gama crómica que tiene en su paleta. En el que las formas se van transformando en algo misterioso que escapa a nuestra razón, dentro de un ejercicio de abducción a base de los fluidos lisérgicos que nos atrapan en su interior. Inmersión de lleno en una espiral cósmica, haciéndonos navegar por universos desconocidos a nuestra mente y produciendo esas alucinaciones espontáneas, fuera de nuestro control.

 

Facebook || Bandcamp

Facebook Twitter Plusone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *